All Posts By

Misioneras

Letter from General Prioress – Lent 2020

Por | 2020, Letter from General Prioress

LENT 2020

 

Dear Sisters,

            Lent is the liturgical season that the Church celebrates to prepare us for the great feast of Easter. It is a time to repent from our faults and be converted to make ourselves better and able to live closer to Christ.

            In Lent, Christ invites us to change our life. The Church also invites us to live this season as a path to Jesus Christ, listening to the Word of God, praying, sharing with others and doing good works. That is why Lent is the time of forgiveness and fraternal reconciliation. Every single day, throughout our lives, we must cast away from our hearts: hatred, resentment, envy, jealousy or anything which contradicts our love for God and our brothers and sisters.

            Generally, when we speak about conversion, we instinctively think of something sad, painful, very much like a penance, a form of mortification and asceticism. A somewhat impossible effort for which we are no longer drawn into as source of joy or strength because it seems that we never get closer to its goal.

            However, if we stop and reflect on the message of Jesus, we hear, first of all, an encouraging call to change our hearts and learn how to live a more humane life, because God is close to us and wants to change our lives.

            The conversion of which Jesus speaks is not forced. It is a change that is growing in us as we realize that God wants to make our lives more human and happier. That is why conversion is not something sad, but the discovery of true joy. It does not stop us from living our lives, but an invitation to be more alive than ever. It allows us to discover towards where we should direct our life.

            Conversion is something joyful. It is clearing our minds of selfishness and interests that dwarf our daily lives. It is setting our heart free from anguish and complications created by our desire for power and possession. It is liberating ourselves from unnecessary things and living for people who need us.

            We begin to be converted when we discover that what is important is not to ask ourselves how can I get something, but how can I become myself.

            When we hear the call of Jesus: “Repent, because the Kingdom of Heaven is at hand”, let us believe that it is never too late to repent and be converted, because it is never too late to love, it is never too late to be happier, it is never too late to be forgiven and be renewed by God.

            Let us be guided by Mary, our Mother who knows how to lead us especially during this season of mercy.

Happy Easter!

 

                                                                                  My fraternal embrace,

 

 

                                                                                  Sor Mª Asunción González, OP

                                                                                                 General Prioress

Otros idiomas

Carta de la Priora General-Cuaresma 2020

Por | 2020, Carta de la Priora General

CUARESMA 2020

Queridas Hermanas:

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión que nos marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestras faltas y cambiar algo de nosotras para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivirla como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Por ello la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos.

Por regla general cuando hablamos de conversión, casi instintivamente pensamos en algo triste, penoso, muy unido a la penitencia, la mortificación y el ascetismo. Un esfuerzo casi imposible para el que no nos sentimos ya con humor ni con fuerzas porque parece que nunca nos acercamos a la meta.

Sin embargo, si nos detenemos ante el mensaje de Jesús, escuchamos, antes que nada, una llamada alentadora para cambiar nuestro corazón y aprender a vivir de una manera más humana, porque Dios esta cerca y quiere cambiar nuestra vida.

La conversión de la que habla Jesús no es algo forzado. Es un cambio que va creciendo en nosotras a medida que vamos cayendo en la cuenta de que Dios es alguien que quiere hacer nuestra vida más humana y feliz. Por eso la conversión no es algo triste, sino el descubrimiento de la verdadera alegría. No es dejar de vivir, sino sentirnos más vivos que nunca. Descubrir hacia donde hemos de vivir.

Convertirse es algo gozoso. Es limpiar nuestra mente de egoísmos e intereses que empequeñecen nuestro vivir cotidiano. Liberar el corazón de angustias y complicaciones creadas por nuestro afán de poder y posesión. Liberarnos de objetos que no necesitamos y vivir para personas que sí nos necesitan.

Comenzamos a convertirnos cuando descubrimos que lo importante no es preguntarnos como puedo llegar a conseguir algo. Sino como puedo llegar a ser yo misma.

Cuando escuchamos la llamada de Jesús: “Convertíos, porque esta cerca el Reino de los cielos”, pensemos que nunca es tarde para convertirnos, porque nunca es tarde para amar, nunca es tarde para ser mas feliz, nunca es demasiado tarde para dejarse perdonar y renovar por Dios.

Dejémonos guiar por Maria que es Madre y sabe cómo guiarnos. Dejémonos guiar por Ella, de manera especial en este tiempo de misericordia.

¡Feliz Pascua de Resurrección!

Un fraternal abrazo,

Sor Mª Asuncion González, OP

Otros idiomas/Other languages

Noticias de la Curia – abril 2020

Por | Boletines 2020, Bulletins, Bulletins 2020

 

La pandemia nos ha tomado por sorpresa. Durante este tiempo de impotencia, preocupación y, a veces, miedo, luchemos para transmitir esperanza, paciencia y paz, aferrándonos a la certeza de que con el Señor a nuestro lado venceremos esta situación. Nuestra oración constante es el mejor apoyo que podemos ofrecer a todas las personas que trabajan incansablemente para resolver este problema.

Leer documento completo en PDF

Noticias de la Curia – marzo 2020

Por | Boletines 2020, Bulletins, Bulletins 2020

La conversión de la que habla Jesús no es algo forzado. Es un cambio que va creciendo en nosotras a medida que vamos cayendo en la cuenta de que Dios es alguien que quiere hacer nuestra vida más humana y feliz. Por eso la conversión no es algo triste, sino el descubrimiento de la verdadera alegría. No es dejar de vivir, sino sentirnos más vivos que nunca. Descubrir hacia donde hemos de vivir.

Leer documento completo en PDF

Noticias de la Curia – enero 2020

Por | Boletines 2020, Bulletins, Bulletins 2020

La capacidad de asombro de los pastores puede ser una buena disposición para iniciar el Nuevo Año. Lo contrario del asombro es la rutina. El “ya me lo sé” o el “siempre ha sido así”, que nos hace inmunes al milagro cotidiano de la vida y su señales. Que en este Nuevo Año aprendamos a ver la realidad que nos revela Jesús hecho niño en su venida, y no nos cansemos de ser portadoras de Paz, Alegría y Amor en este mundo nuestro que tanto lo necesita.

Leer documento completo en PDF

Noticias de la Curia – diciembre 2019

Por | Boletines, Boletines 2019

Cómo “Ser un Adviento”

Preparando la corona de adviento me da mucha alegría y esperanza. Esperar la venida del Señor con gozo, según el P. Gilbert, SJ, en el retiro, es como una llamada de volver a mi misma como hija de Dios, un Adviento para mis hermanas. Que mi presencia, alegría, voz, mente será una fuente de esperanza para ellas y para las personas alrededor de mi; pero yo sé que para llegar a este comportamiento tengo que cruzar a la otra orilla. Y al pasar, a veces vienen muchas tempestades como lo han pasado a los apóstoles de Jesús en el mar. Tuvieron mucho miedo sin dar cuenta que Jesús estaba con ellos. Ese pasaba lo mismo conmigo, a veces las dificultades me abruman y me hace dudar su amor. Eso es el mensaje del Adviento, Jesús viene para salvarme no para condenarme. Y él quería que me levante la cabeza y esperar con serenidad junto con mis hermanas. Feliz camino del adviento. Sor Dominica

 

Leer documento completo en PDF