Category

Sin categoría

Carta de la Priora General – Santo Domingo de Guzmán 2021

Por | 2021, Carta de la Priora General, Sin categoría

Queridas hermanas,

Un año más el Señor nos regala la posibilidad de celebrar la fiesta de Nuestro Padre santo Domingo. Este año en el contexto del octavo centenario de su “dies natalis” cuyo tema de celebración es “En la mesa con Santo Domingo de Guzmán”. Dicho lema deriva de la pintura denominada “Mascarella” la cual es la pintura más antigua sobre Santo Domingo y que refleja uno de los pilares fundamentales de la Familia dominicana La Vida Común; una mesa en torno a la cual se sientan sus hijos/as como familia, en comunión y comunidad.

            Y es que la vida comunitaria para Santo Domingo constituye un valor y un pilar fundamental. Teniendo que escoger una Regla para la Orden, escogió la de San Agustín que comienza recordando a los religiosos que “ellos habitan en una misma casa para formar una sola familia y tener un solo corazón y una sola alma en Dios”.  La vida comunitaria es el suelo fértil donde cobra fuerza la misión, la predicación, por eso a sus novicios les pedía dos cosas antes de aceptarlos en la Orden: obediencia y compromiso de vida comunitaria. 

            Queriendo imitar en toda la vida de los Apóstoles, Domingo tenía como modelo para la comunidad de sus hermanos la primitiva comunidad apostólica. En esta comunidad los primeros cristianos “acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones. Todos los creyentes vivían unidos y tenían todo en común. Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo”. 

            Domingo vivía integralmente la vida comunitaria. Participaba siempre en los actos de la vida común y se sometía en todo a la comunidad.  “Observaba en todo y por todo la Regla -dicen los testigos en el proceso de canonización- y no se dispensaba con facilidad.  Seguía totalmente a la comunidad en el coro, en el comedor y en los demás lugares.  ” En cuanto a las comidas y a los horarios, se adaptaba en todo a la comunidad, y aunque pasase con mucha frecuencia las noches orando en la iglesia, participaba siempre con sus hermanos en el rezo matutino”. Pero la vida comunitaria no se realiza sólo con la presencia en los actos comunes, podemos estar presentes físicamente pero muy lejos afectivamente; de todas es sabido los gestos y detalles de cercanía y ternura de nuestro padre para con las monjas y hermanos. Santo Domingo nos enseña que la vida en común exige caridad con las debilidades de cada hermana, inclusión y participación activa de cada una en la marcha de la comunidad, alegrarse con la que está alegre y compadecer a la que está triste, escuchar y aceptar a todas.

            Significa también poner todo en común; no sólo lo material, el fruto del propio trabajo, sino también los valores, dones y cualidades de los que goza cada hermana; compartiendo  las propias ideas, ayudándose mutuamente y anteponiendo el bien común al bien personal.

            Creo que si Domingo fue un ejemplo de vida comunitaria fue debido a su humanidad, porque era plenamente humano.

La humanidad de Domingo está hecha de contrastes: vigor y ternura, decisión y apertura, firmeza y compasión.

Domingo tuvo que superar muchos obstáculos, muchas adversidades en su vida, sin embargo, nada de dureza, rigidez e intolerancia se descubre en su carácter. Según la memoria de quienes convivieron con él, Domingo destacaba sobre todo por su ternura, sensibilidad y compasión, virtudes que humanizan.

Vivió y experimentó plenamente lo que afirma Papa Francisco “sólo la ternura puede cambiar las personas”.

A Domingo se le rompía el corazón y se le conmovían las entrañas ante el sufrimiento y la necesidad ajena. Salía de sí mismo para ponerse en el lugar del otro, sintonizaba fácilmente con el dolor y alegría de los demás. Tenía un trato cálido y humano con todos, rasgos de su auténtica humanidad; no sólo se compadecía internamente, también reaccionaba ante las injusticias y necesidades de los demás. Conocemos muy bien los múltiples episodios de su vida en que intentó remediar el mal ajeno a cambio incluso de entregar su propia vida.

El Maestro de la Orden, Fr. Gerard, nos interrogaba en una de sus cartas a causa del jubileo: ¿Qué significa para nosotros estar a la mesa con santo Domingo aquí y ahora?

 Hemos de hacernos esta pregunta en este tiempo en el que aún el miedo al contagio del Covid 19 nos amenaza e interpela y puede servir como excusa para “mantener las distancias”.

 Pienso que sentarse hoy a la mesa de Domingo implica ante todo estar atentas a las necesidades de la hermana, a la más débil, a la más necesitada y a la que aparentemente es autosuficiente; escuchar pacientemente a cada una, sus miedos, sus preocupaciones, sus ansias y promover que cada hermana pueda expresar libremente sus preocupaciones y ser consolada con respeto y amabilidad. No todas tenemos la misma sensibilidad y vivimos los “temores” de igual manera, “las más fuertes han de sobrellevar las flaquezas de las más débiles”. 

Sentarse hoy a la mesa de Domingo nos compromete a atrevernos a hablar mutuamente y con veracidad de lo que nos preocupa en nuestra comunidad, de lo que nos molesta y de lo que nos agrada y también de lo que preocupa  a nuestros hermanos los hombres; para ello hemos de apoyarnos, sostenernos mutuamente y discernir seriamente qué es lo que hoy urge en nuestra sociedad.

Una comunidad no avanza ni humana ni espiritualmente si no se alimenta, se expresa y se sacramentaliza con gestos, actitudes y palabras. Sólo si expresamos nuestra humanidad y ternura como lo hizo nuestro padre podremos testimoniar la grandeza del  amor y comunión y reaccionar ante los gritos de injusticia y necesidades de la humanidad. Domingo observa la realidad de su entorno y se implica y compromete para hacer un mundo un poco mejor.

Aprendamos de Domingo a prestar atención a las hermanas con las que convivimos, a asumir y acoger sus debilidades y vulnerabilidades, como él asumió la de los frailes con los que convivió, pero evitando cerrarnos en nosotras mismas y abriendo, como él hizo, nuestros ojos, oídos y brazos al llanto del necesitado.

Creo que Domingo se sentiría feliz hoy, viviendo en comunidades donde hay inquietud por quererse y apoyarse, y por discernir los signos de los tiempos para hacer que esta humanidad sea un poco menos doliente.

FELIZ FIESTA DE STO. DOMINGO. Que este año jubilar nos sirva para renovarnos seguiendo las enseñanzas de nuestro Padre.

 

Un fraternal abrazo y mi oración,

 

                                                 Sor Mª Asunción González, O.P.

                                                         Priora General

Otros idiomas

Daily Gospel

Por | Gospel, Sin categoría

Saint Matthew 18, 21-35

Peter approached Jesus and asked him, “Lord, if my brother sins against me, how often must I forgive him? As many as seven times?”
Jesus answered, “I say to you, not seven times but seventy-seven times.
That is why the kingdom of heaven may be likened to a king who decided to settle accounts with his servants.
When he began the accounting, a debtor was brought before him who owed him a huge amount.
Since he had no way of paying it back, his master ordered him to be sold, along with his wife, his children, and all his property, in payment of the debt.
At that, the servant fell down, did him homage, and said, ‘Be patient with me, and I will pay you back in full.’
Moved with compassion the master of that servant let him go and forgave him the loan.
When that servant had left, he found one of his fellow servants who owed him a much smaller amount. He seized him and started to choke him, demanding, ‘Pay back what you owe.’
Falling to his knees, his fellow servant begged him, ‘Be patient with me, and I will pay you back.’
But he refused. Instead, he had him put in prison until he paid back the debt.
Now when his fellow servants saw what had happened, they were deeply disturbed, and went to their master and reported the whole affair.
His master summoned him and said to him, ‘You wicked servant! I forgave you your entire debt because you begged me to.
Should you not have had pity on your fellow servant, as I had pity on you?’
Then in anger his master handed him over to the torturers until he should pay back the whole debt.
So will my heavenly Father do to you, unless each of you forgives his brother from his heart.”

Noticias de la Curia – Agosto 2020

Por | Boletines, Boletines 2020, Bulletins, Bulletins 2020, Sin categoría

Cada época tiene su encanto y desescanto y como cada uno es hijo de su época, ello nos lleva a decir la frase tan sabida de “en mi época” “en mi tiempo” “antes” y valoramos lo que hemos vivido, pero los que no han vivido “esa época, o tiempo o ese antes” pues no lo comprenden. Con lo cual los que vivimos en la “época actual” aunque no comprendamos a los nacidos en ella, tenemos que ser conscientes de que tenemos que ser nosotros las que les tenemos que entender y no esperar a que ellos nos entiendan a nosotros. Aunque la fusión de las dos “épocas” y “tiempos” sería lo ideal.

Leer documento completo en PDF

Noticias de la Curia – agosto 2017

Por | Boletines, Boletines 2017, Sin categoría

el agua del pozo ha sido depurada por las lágrimas de tus ojos mirando hacia lo profundo del ser, hacia el reposo de Dios con nosotros, donde se percibe la real condición humana y lo que la hermana.

img76

Sumario:

  • Mensaje de la Priora General
  • Santo Domingo
  • Miscelánea
  • Taipei
  • De la Visita en Japón
  • Encuentro de Formación
  • Barrigada
  • Nuestras Formandas
  • Al encuentro del Padre

 

 

Leer documento completo en pdf

Profesiones perpétuas – Ávila 2014

Por | España y Portugal, Sin categoría

profesiones-perpetuas-avila

Con gran alegría el día 8 de septiembre de 2014, festividad de la Natividad de la Virgen, acompañamos a Bernardeta, Mª Carmen y Marta al dar su “SÍ” definitivo al Señor en nuestro Instituto de Religiosas Misioneras de Santo Domingo

La celebración tuvo lugar en la Iglesia de Mosén Rubí, (Ávila). A las 12 comenzó la Eucaristía presidida por el P. José Parra, O.P. En ella estuvimos acompañados por varios sacerdotes dominicos de las diferentes casas del vicariato, el párroco de la parroquia de la comunidad y el vicario de religiosas.

También estuvieron presentes sus familiares, amigos y profesores del colegio de Ávila, así como numerosas hermanas de todas las comunidades de España.

El momento más importante y emotivo por el cual estábamos congregados, fue cuando profesaron sus votos a Dios en manos de la Priora Provincial y toda la Iglesia representada en los que allí estábamos. Al terminar de leer la fórmula de la profesión y para que conste, la firmaron sobre el altar y así sellaron este compromiso que asumieron para toda la vida.

Al finalizar la celebración eucarística, continuamos la fiesta con felicitaciones, abrazos, y una comida fraterna, uniéndonos así a su alegría.

Confiando en que de Dios viene la vocación, pero que cada día hemos de dar un “sí” al Señor, pidamos por estas hermanas nuestras y oremos al dueño de la mies que sepamos ser testigos de la vocación que hemos recibido y por nuestro testimonio de vida otras jóvenes se sientan atraídas por nuestro carisma misionero.

bernardeta-monsen-rubi-4 bernardeta-monsen-rubi-3 bernardeta-monsen-rubi-2 bernardeta-monsen-rubi-1 profesion-avila-15profesion-avila-14profesion-avila-20 profesion-avila-19 profesion-avila-18 profesion-avila-17 profesion-avila-16   profesion-avila-13 profesion-avila-12 profesion-avila-11 profesion-avila-10 profesion-avila-9 profesion-avila-8 profesion-avila-7 profesion-avila-6 profesion-avila-5 profesion-avila-4 profesion-avila-3 profesion-avila-2 profesion-avila-1

Estamos en construcción

Por | Sin categoría

 

En_construccionLa nueva web de la congregación de Religiosas Misioneras de Santo Domingo está en construcción. Pronto estará funcionando al completo.

La congregación de Religiosas Misioneras de Santo Domingo es una de las noventa congregaciones femeninas que, inspiradas en el espíritu de Santo Domingo de Guzmán, forman parte de la gran Familia Dominicana. Su carisma es esencialmente dominicano y eminentemente misionero. Se halla extendida por cuatro continentes y cuenta con un siglo de existencia.