Cuando alguien, en nombre de su fe, alza la voz en cuestiones de moral social, de justicia y solidaridad…, siempre hay quien dice: “Eso es meterse en política”. Pues sí, claro que es meterse en política. La  cuestión es qué tipo de política hace y por qué la hace.

Leer carta en PDF