Category

2024-carta

Carta de la Priora General – Santa Catalina 2024

Por | 2024-carta, Carta de la Priora General

Santa Catalina 2024

Muy queridas hermanas,

            Caminando hacia el Jubileo 2025 estamos llamadas a prepararnos para vivirlo en todo su significado y acogerlo como un don especial de gracia.  Quisiera animaros a cada una a hacer resonar en nuestra mente y corazón la llamada del Santo Padre al respecto: “Debemos mantener encendida la llama de la esperanza que nos ha sido dada, y hacer todo lo posible para que cada uno recupere la fuerza y la certeza de mirar al futuro con mente abierta, corazón confiado y amplitud de miras. El próximo Jubileo puede ayudar mucho a restablecer un clima de esperanza y confianza, como signo de un nuevo renacimiento que todos percibimos como urgente.” (Carta del Santo Padre Francisco a S.E. Mons. Rino Fisichella para el Jubileo 2025)  

            Celebrar un jubileo implica renovación, renacer, comenzar de nuevo, en definitiva hacer realidad un cambio que marca una epoca.  Esto me lleva a recordar el ejemplo y todo el esfuerzo de nuestra hermana, Santa Catalina de Siena, cuya fiesta vamos a celebrar, porque ella vivió en una época convulsa, marcada por el sufrimiento causado por la Peste Negra y sus consecuencias y sobre todo por la corrupción del clero.  Ella amó con valentía, de modo intenso y sincero a la Iglesia, al Cuerpo místico de Cristo.  La idea de reforma, de renovación, es fundamental en su visión de la Iglesia. El Papa Benedicto XVI contó que cuando se difundió la fama de su santidad, fue protagonista de una intensa actividad de consejo espiritual respecto a todo tipo de personas: nobles y hombres políticos, artistas y gente del pueblo, personas consagradas, eclesiásticos, incluido el Papa Gregorio XI que en aquel período residía en Aviñón y a quien Catalina exhortó enérgica y eficazmente a regresar a Roma. Viajó mucho para solicitar la reforma interior de la Iglesia y para favorecer la paz entre los Estados… (Audiencia General, 24 nov. 2010).  Santa Catalina ofreció su vida por la Iglesia, “… si yo muero, muero de pasión por la Iglesia”; fue profundamente convencida que la Iglesia de Cristo debe renovarse, es decir,  limpiarse y trabajar por la erradicación de los males más terribles de cada época, no en su estructura divina sino en sus miembros, revistiéndose del nuevo hombre del que habla San Pablo en su carta a los Efesios (cap 4).   

            En este año, dedicado a la oración para este gran acontecimiento, acudamos a esta ilustre santa que con la sabiduría que brota de su santidad, se propuso orar con todas sus fuerzas por la Iglesia. “Purificada esta alma en el fuego de la divina caridad, que encontró en el conocimiento de sí misma y de Dios, y animada por la esperanza de la salvación del mundo y de la reforma de la santa Iglesia, se dirigió al Eterno Padre, mostrándole la lepra de la santa Iglesia y la miseria del mundo casi con las mismas palabras de Moisés, diciendo: Vuelve, Señor, los ojos de tu misericordia sobre el pueblo y sobre el Cuerpo místico de la santa Iglesia. Más glorificado serás perdonando a tantas criaturas y dándoles luz de conocimiento, que si me perdonas a mí sola, criatura que tanto te ha ofendido y que es la causa de tantos males. Por esto te pido, divina y eterna Caridad que tengas misericordia de tu pueblo.” (Dialogo 13)

            Hermanas, tomemos parte en esta “sinfonía” de oración que el Santo Padre desea. Como nuestra hermana, Santa Catalina, nos comprometamos con más intensidad a la tarea de orar, construyamos esta “celda interior” donde nuestra hermana supo vivir en la intimidad con Dios, conociéndose más a si misma y teniendo siempre presente las necesidades de la sociedad de aquel tiempo.  El Señor anima una y otra vez a Santa Catalina de no dejar nunca la oración: “… quiero que hagas tú: que nunca aflojes el paso en el deseo de pedir mi ayuda, ni bajes la voz para llamarme, pues yo hago misericordia al mundo. No dejes de dar golpes a la puerta de mi Verdad siguiendo sus huellas. Alégrate con El, comiendo el pan de las almas para gloria y alabanza de mi nombre. Gime con ansiedad sobre el cuerpo muerto del hijo del género humano, al que he visto llegado a tanta miseria, que tu lengua sería incapaz de narrar. Por este gemido y grito haré misericordia al mundo. Esto es lo que pido a mis siervos y esto será para mí signo de que me aman de veras. Y no menospreciaré sus deseos, como te he dicho.” (Diálogo, 107) Con la convicción de que Dios nos espera y nos escucha, reavivamos el deseo de estar en su presencia, de escucharlo, de adorarlo, de suplicar por su misericordia y ayuda.  Hagamos cada momento de nuestra entrega como un gesto de oración; convirtamos nuestras dificultades, nuestros sufrimientos, nuestras limitaciones como ofrenda de oración que obtenga beneficio para la Iglesia y para el bien de nuestros hermanos. 

            Os deseo Feliz Fiesta.  Que el celo de Sta. Catalina para la reforma de la Iglesia y la salvación del mundo nos contagie.

 

 

 

                                                                       Un abrazo fraternal y mi oración,

Sor Mª Asunción González, O.P.

                                                         Priora General

 

 

 

 

Otros idiomas

Carta de la Priora General – Cuaresma 2024

Por | 2024-carta, Carta de la Priora General

A través del desierto. Dios nos guía a la libertad

Muy queridas hermanas:

Comenzamos el tiempo de Cuaresma siguiendo el mensaje que el Santo Padre Francisco nos transmite este año, con el tema: «A través del desierto Dios nos conduce a la libertad».  El Santo Padre nos recuerda una vez más de nuestra llamada a la libertad y como el pueblo de Israel, de vivir el éxodo de la esclavitud a la libertad atravesando el desierto.  Esta llamada “no se agota en un acontecimiento único, porque madura durante el camino. Del mismo modo que Israel en el desierto lleva todavía a Egipto dentro de sí ―en efecto, a menudo echa de menos el pasado y murmura contra el cielo y contra Moisés―, también hoy el pueblo de Dios lleva dentro de sí ataduras opresoras que debe decidirse a abandonar.”

Este tiempo litúrgico es un tiempo providencial para hacer un alto en el camino; pero no solo en soledad sino también como un “pueblo”, como congregación caminando juntas, para examinarnos: ¿estamos dispuestas a atravesar el desierto?, ¿a qué altura hemos llegado?, ¿qué equipaje nos pesa?, ¿hay algo dentro de nosotras que nos ata y nos impide avanzar?

Creo que en cada una de nosotras arde todavía en nuestro corazón el deseo de poder ver con claridad el camino que el Señor nos indica hacia la meta.  Pero sin darnos cuenta vagamos sin rumbo porque los “atractivos de Egipto” nos distraen.  A veces añoramos el pasado para no afrontar las complicaciones del presente; en algunas ocasiones nos agarramos con rigidez a nuestras normas para no interrumpir la tranquilidad de nuestra rutina; o nos entretenemos demasiado con las novedades que la tecnología ofrece y el bienestar “sin esfuerzo” que las redes sociales promueven que nos hemos quedado en lo superficial, lo cómodo, lo que conviene según la mentalidad actual de nuestra sociedad.  Sin embargo, a pesar de que nuestra debilidad nos vence fácilmente, estoy convencida que todas deseamos acercarnos cada vez más a Dios.

Hermanas, el Señor ve nuestras luchas, y con paciencia de un padre nos espera y tiende su mano para encaminarnos juntas a la tierra prometida. No se cansa de nosotras, no se detiene en llamarnos de nuevo a que abandonemos nuestras esclavitudes.  Tengamos la valentía de atravesar el camino que nos indica durante este tiempo: pasar por el desierto.  Como dice el Santo Padre:  “La Cuaresma es el tiempo de gracia en el que el desierto vuelve a ser ―como anuncia el profeta Oseas― el lugar del primer amor (cf. Os 2,16-17). Dios educa a su pueblo para que abandone sus esclavitudes y experimente el paso de la muerte a la vida. Como un esposo nos atrae nuevamente hacia sí y susurra palabras de amor a nuestros corazones.”

Quizás para muchas el desierto es insoportable porque asemeja situación de aridez, de vaciedad, de silencio o ausencia de Dios.  Recordamos que nuestro Señor Jesucristo también pasó por el desierto y allí venció las tentaciones del diablo; eso fue la prueba de su libertad.  Para nosotras, es una oportunidad para mirarnos con sinceridad, redescubrir la presencia entrañable del Señor en nuestro interior, la fuente de nuestra fuerza y escuchar su palabra de amor, así con la ayuda de su gracia y confiando en su Palabra: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud» (Ex 20,2), podremos afrontar las tentaciones y liberarnos de las ataduras que nos impiden avanzar.

Que las prácticas tradicionales de oración, ayuno y limosna de este tiempo broten de una experiencia profunda de la Palabra de Dios,  porque encontrar al Señor dentro de nosotras implica descubrirlo en el rostro de nuestros hermanos y hermanas, especialmente de los que sufren. “El amor a Dios y al prójimo es un único amor.”

Como Congregación, vivamos la penitencia cristiana con alegría y ánimo,  realicemos gestos capaces de fomentar a que se desenvuelva la solidaridad y fraternidad en nuestro entorno.

Hermanas, vivamos la Cuaresma con mucha esperanza para llegar gozosas a la Pascua de Resurrección. Unidas a Cristo hagamos el camino: su paso de la muerte a la vida es también nuestro. No nos cansemos de anunciar y testimoniar con nuestra vida, el gozo y la alegría de Cristo Resucitado.

 

 

                                                                       Un abrazo fraternal y mi oración,

Sor Mª Asunción González, O.P.

                                                         Priora General

 

 

 

Otros idiomas