Dios al hacerse hombre nos llama a ser actores junto a El en el proceso salvífico