Para reflexionar

Acepta tu propia realidad, no hay otra, y deja que el Señor la “redima” con su misericordia; hará maravillas en ti.

 

Leer documento completo en PDF