no podemos olvidar que la interculturalidad también es un reto para nuestro quehacer misionero: nuestra predicación es una expresión de nuestra propia vida, no sólo de nuestro ejercicio  pastoral, en el ámbito que sea. Exige una verdadera comunicación, con autenticidad y transparencia. La mejor predicación que podemos hacer hoy en día es la que deriva del testimonio de la fraternidad, de la unidad en la pluralidad

 

img175Sumario:

  • Mensaje de la Priora General
  • Visita Canónica en Japón
  • Miscelánea
  • Okazaki
  • Nuestras Formandas
  • Skaide
  • Al encuentro el Padre

 

Leer documento completo en PDF