La isla de Taiwán se encuentra situada en el lugar donde nace el sol. En el Capítulo General de 1983, en el que se dieron nombres religiosos a las Provincias, la nuestra eligió el nombre del gran taumaturgo y mártir español San Vicente Ferrer, del cual los chinos evangelizados por los dominicos, eran tan amantes. Esta Provincia abarcó desde el principio la isla de Taiwán, la isla hermosa como fue llamada en la antigüedad, la isla de Guam, la isla de Okinawa, recientemente pasada a Japón de donde geográficamente forma parte, y alguna otra pequeña porción de tierra.

La isla hermosa, Taiwán, es una de las islas más densamente pobladas del mundo, ofrece una riqueza cultural única, un legado histórico y religioso presente en cada uno de sus templos y una exuberante vegetación frente a las más modernas ciudades.

Dado que la isla es atravesada por el trópico de Cáncer, el clima de Taiwán es tropical marítimo en la costa y subtropical en las zonas de montaña. Es decir, cálido, húmedo y lluvioso, con la flora y fauna correspondientes al mismo. Son frecuentes en la isla tifones y terremotos.

El país se desarrolla a un ritmo vertiginoso y se perfila como una verdadera potencia asiática a corto plazo. Su economía actual se sustenta en la agricultura y en su desarrollo industrial.

Al igual que en otros países asiáticos, también en Taiwán ha colaborado nuestra Congregación con los dominicos de la Provincia del Rosario. Procedentes de Amoy llegaron nuestras religiosas a Kaohsiung en 1903 para encargarse de la Santa Infancia fundada por el P. Francisco Giner en Cheng-kim. Durante la II Guerra Mundial, en 1941, se tuvo que dejar el precioso apostolado de la Santa Infancia.

La segunda misión de la que nos hacemos cargo las Hermanas, en esta preciosa isla de Taiwán, es de un recién fundado Colegio en Taipei, por el que habían suspirado los misioneros de Formosa durante muchos años, en especial fue el poderoso deseo del P. Clemente Fernández, quien finalmente lo logró. Y el 10 de abril de 1916 se inauguró el primer Colegio de niñas de la isla, bajo el nombre de Beata Imelda. Este Colegio tiene en la actualidad unas 3.000 alumnas chinas.

Taipei paso a ser capital de la isla cuando Taiwán fue declarada en 1885 provincia china. Es una ciudad fascinante que ha crecido rápidamente tanto en construcciones urbanas como en población. El budismo y el taoísmo, que son las religiones tradicionales chinas, han dejado en Taipei su impronta monumental así como numerosos adeptos.

En enero de 1957, a petición de familias de militares americanos estacionados en la isla, se abrió una escuela de párvulos que poco a poco, clase tras clase fue creciendo hasta convertirse en un Colegio Internacional reconocido por el Gobierno Americano.

La tercera Obra que tenemos en Taipei es una Residencia Universitaria, cerca de la Universidad de Fu jen. Está situada en Taishan a las afueras de la capital. Es una población obrera en su mayoría, junto con gran cantidad de estudiantes, dada la proximidad de la Universidad y otras Escuelas. También se construyó un edificio para parvulario.

Kaohsiung, es una de las grandes ciudades de Taiwán, populosa y centro industrial. Posee el puerto más concurrido de toda la isla. Los japoneses la llamaron Takao y es aquí donde estuvo la Santa Infancia de la que hablamos anteriormente. En su casco urbano y alrededores se encuentran parques de gran encanto como el lago Chengching y el Monte de la Longevidad, y templos taoístas de gran belleza.

En esta ciudad, la segunda en importancia de toda la isla, tiene la Provincia de San Vicente Ferrer parte de sus apostolados. En 1953 y pedido por familias de militares americanos estacionados en el lugar inauguró una escuela de párvulos que después de diversas transformaciones y traslados llegó a ser una escuela internacional, cambiando su nombre por el de ‘Dominican School’.

También al sur de la isla, en las montañas de Santimen, la Congregación fue levantando algunas Obras que se consideraban necesarias para ayudar a los aborígenes de estos lugares. Los principios para llegar a estas montañas fueron difíciles. Las hermanas tenían que cruzar el río sentadas en una cesta colgada de un alambre que estaba sujeto en las dos partes del río a bastante altura. Así fue durante unos diez años. Una de las Obras fue el cuidado de niños inválidos y abandonados por su padres que pronto empezó a crecer en número formándose la Obra del Girl’s Town (Ciudad de las Muchachas). Dos de esas niñas: una inválida, en silla de ruedas y otra bastante disminuida tanto en su andar como en su lenguaje, siguen cuidadas por nosotras, ya convertidas en mujeres, aquí en Taipei.

Desde todas las Casas de la isla, las Hermanas trabajan también en las Parroquias, para sostener y aumentar las cristiandades que se van formando.

La otra isla que dijimos forma parte de la Provincia es Guam. Guam es una isla que pertenece al grupo del archipiélago de las Marianas, y bajo la Administración de EE.UU. Tres son las Obras que tiene la Provincia en esta isla. La primera, una Escuela de Párvulos,  fue fundada el 13 de agosto de 1980.

Como pasa en otras partes del mundo, por los avances en la tecnología médica, muchas personas llegan a una edad muy avanzada, pero por el cambio de estilo de vida en el que muchas mujeres trabajan fuera de casa, y además, muchas familias salen para otros lugares, especialmente a Estados Unidos continental para buscar mejores oportunidades y mejorar el nivel de vida, hay más y más necesidad de que alguien cuide a los ancianos. Conscientes de este problema, nuestra Provincia aceptó la petición de las autoridades, tanto civiles como religiosas, de poner un asilo en estas tierras. El 11 de octubre de 1986 se inauguró solemnemente ‘St. Dominic’s Senior Care Home’, con una misa solemne del Sr. Arzobispo, pero hasta el 11 de julio de 1987, en que se resolvieron todas las dificultades, no fue admitido el primer residente.

La tercera Obra es un Colegio que empezó con una Guardería y fue subiendo los grados siguientes uno a uno. Su bendición fue el 23 de diciembre de 1995. Y ante la insistencia de los padres que querían ya matricular a sus hijos para que hicieran allí el segundo semestre, se dio comienzo a las clases el día 3 de enero de 1996.

Invitamos a todas las Hermanas del Instituto y jóvenes entusiastas de hacer de su vida un continuo servicio, para que vengan a ayudar en nuestra Provincia que tan necesitada de brazos está.

foto-historia-taiwan-1 foto-historia-taiwan-10 foto-historia-taiwan-3foto-historia-taiwan-2foto-historia-taiwan-4foto-historia-taiwan-5foto-historia-taiwan-6foto-historia-taiwan-8foto-historia-taiwan-9foto-historia-taiwan-11foto-historia-taiwan-12foto-historia-taiwan-13foto-historia-taiwan-14foto-historia-taiwan-15foto-historia-taiwan-16foto-historia-taiwan-17foto-historia-taiwan-18foto-historia-taiwan-19foto-historia-taiwan-20

foto-historia-taiwan-